Se encuentra usted aquí

Científicos demuestran que el alma no muere, sino que vuelve al universo

Miércoles 06 de Julio, 2016
Dos científicos de renombre internacional dicen que pueden probar la existencia del alma.

La consciencia es el conocimiento inmediato que tenemos de nosotros mismos, de nuestros actos y reflexiones, pero también la capacidad de los seres humanos de verse y reconocerse a sí mismos y de juzgar sobre esa visión y reconocimiento. Su naturaleza es profundamente misteriosa y posee implicaciones existenciales, médicas y espirituales. 

El doctor Stuart  Hameroff, que es emérito en el Departamento de Anestesiología y Psicología así como Directivo del Centro de los Estudios de Conciencia de la Universidad de Arizona, en la ciudad de Tucson, Estados Unidos, y su colega, Sir Roger Penrose, físico matemático en la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, han estado trabajando desde 1996 en una teoría cuántica de la conciencia, que establece que nuestras almas están contenidas en estructuras llamadas microtúbulos, que viven en nuestras células cerebrales.

La idea nace de que el cerebro es una computadora biológica, con cien billones de neuronas cuyas conexiones sinápticas actúan como redes de información.

Sus conclusiones apuntan a que nuestras experiencias de conciencia son el resultado de los efectos de la gravedad cuántica en los microtúbulos, un proceso que llaman reducción objetiva orquestada (Orch-­OR).

La comunicación entre neuronas mediante la secreción de neurotransmisores se realiza a través de vesículas sinápticas distribuidas a lo largo de sus axones. El citoesqueleto de las neuronas juega un papel clave en la dinámica de estas vesículas. Hameroff y Penrose proponen que los microtúbulos, las unidades más pequeñas del citoesqueleto, actuan como canales para la transferencia de información cuántica responsable de la consciencia.

Hasta ahora había un cierto consenso científico en considerar que la consciencia emergió como una propiedad de los organismos biológicos durante la evolución. Sería, por tanto, una adaptación beneficiosa que confiere una ventaja evolutiva a las especies conscientes. En cambio, la teoría Orch OR afirma que la consciencia es una característica intrínseca de la acción de un universo no computable.

Según un reportaje publicado por el Daily Mail, en una experiencia cercana a la muerte, por ejemplo, los microtúbulos pierden su estado cuántico, pero la información dentro de ellos no se destruye. Es decir, que en términos comprensibles, el alma no muere, sino que vuelve al universo.

El Dr. Hameroff explicó ampliamente su teoría en un documental narrado por Morgan Freeman, llamado “Through the wormhole” (A través del agujero de gusano), que fue emitido por el canal Science de Estados Unidos. En este documental el doctor Hameroff declaró que cuando “el corazón deja de latir, la sangre deja de fluir, los microtúbulos pierden su estado cuántico. La información cuántica en los microtúbulos no se destruye; no puede ser destruida; simplemente se distribuye y se disipa por el universo“.

Y añadió que “si el paciente es resucitado, esta información cuántica puede volver a los microtúbulos y el paciente dice “Tuve una experiencia cercana a la muerte”. Si el paciente muere, “sería posible que esta información cuántica exista fuera del cuerpo indefinidamente, como un alma”

El Dr. Hamerof cree que las nuevas ideas sobre el papel de la física cuántica en los procesos biológicos como la navegación en pájaros, ayudan a confirmar la teoría.

Ambos científicos, de renombre internacional, se suman pues a la idea de la existencia del alma, como el Dr. Rick Strassman  que cree que la entrada del alma en el cuerpo humano se produce a través de la glándula pineal.

Comentarios

Lo elemental, lo mas importante de todo esto, es conocer como puta se activa la Glandula Pineal. pues de ese modo hasta dominaremos el I Ching inmemorial oroscopo de los Chinos¡

¿Demuestran?... Dudo que aseveren así. Si acaso están comenzando a poner los hilos de la urdimbre para llegar a empezar una hipótesis sobre la cual deberán teorizar y, cuando tengan una teoría que se aguante exponerla a la Comunidad Científica, si ésta (o parte de ésta) la refuta la teoría apalancará la hipótesis y, si es el caso acabaría (o no) e una ley...Como la Ley de la Gravedad, por ejemplo.
´Las preguntas que suscita a si de entrada tiene que ver con la evolución del hombre...¿Cuándo empezó a introducirse el alma en el cerebro, con el hombre habilis? ¿Sólo en cerebros de los mamíferos o de todos los vertebrados?

te invito a leer Mi alma y Yo Parte "V", que adjunte recientemente, por otro lado no todo
debe necesariamente ser demostrado, además en comparativa de que, si en realidad todo nace de conceptos aceptados por los hombres que en realidad se pusieron de acuerdo para plantear que es verdad, en estos campos vele más la percepción y la observación que lo "científicamente demostrado"

claro que si, el cuerpo envejece y deja de cumplir su objetivo,pero el alma prevalece y ocupa otro cuerpo en algún lugar.

Esto es una ridiculez. Mas pensamiento crítico y menos idiotez hippie, por favor.

Tuve hace 5 años, un sueño. A raíz de la muerte de un hermano, fue impresionante. Si quieren saber lo que fue, pónganse en contacto conmigo.creo que confirma lo que dicen . Un saludo

S.O.S. Vivir - 14
Mi alma y yo parte V

Ciertamente desde siempre escuche a mis mayores hablar de la vida, de Dios y también del alma, de reencarnaciones y muchas cosas más; cuando joven profundizamos con amigos de distintas religiones estos temas intrigantes, pero desde de la intransigencia juvenil, también de la ignorancia o del miedo, porque en realidad de eso no se hablaba; quienes somos, de donde venimos, curiosidades y discusiones sobre si el hombre biológico tiene o no que ver con las religiones, además de escuchar que los considerados intelectuales, se auto titulaban agnósticos, por conocer una pluralidad de teorías.

Hoy pasado el tiempo y barreras de vida en las que no quisiera haber estado, participo en seminarios de salud en donde se desmenuza el desarrollo biológico del hombre en su cadena evolutiva, conociendo las mutaciones estructurales a través de los tiempos, ocurrido en función a las diferentes circunstancias temporales que tuvo que pasar, para llegar a ser lo que hoy entendemos como ser humano.

Nada se sabe realmente del momento en que el humano comienza a discernir, cuando fue el momento del cambio en que el humano domina al resto, porque en realidad no hay mucha diferencia con la población terrestre, de igual manera se procura su comida cazando y dominando seres vivos para su subsistencia; aunque hoy no salgamos con hachas y palos, igualmente pertenecemos a la cadena alimentaria, pero dominándola; en el fondo seres primitivos, que un día allá a lo lejos, algo paso y pasamos a diferenciarnos, también aceptamos una entidad suprema, terrenales o no, en definitiva concebimos un dios.

Ahora dejemos este tema para adentrarnos en un campo más imaginativo, aunque no imposible, el despertar a experiencias de comunicaciones con seres ya fallecidos, situaciones vivenciales de personas que canalizan entidades o almas que partieron de este plano, y para continuar el desarrollando de este planteo, necesitamos abrir nuestras cabezas, basta solo buscar escritos de personas confiables para conocer el universo de experiencias narradas, información que entretejeremos con el análisis que invito a compartir, de todas maneras solo les quitare un corto tiempo de sus ocupaciones y quizá descubran otra puerta a sus inquietudes.

Coincidentemente con el análisis profundo de la biología y el desarrollo humano que nos arrima la Nueva Medicina Germánica, donde las observaciones del Dr. Hamer, explica que el comportamiento de nuestro cuerpo biológico está mas cerca de un espécimen primitivo, que de un pensante y desarrollado personaje de este tiempo, en sus observaciones enfatiza la independencia de procesos naturales de defensa y subsistencia de nuestro cuerpo, en donde poca participación tenemos con nuestro “discernimiento o parecer”, el cuerpo se entiende mejor con las evoluciones biológicos naturales y sus programas de supervivencia, que con nuestra forma de conocer y actuar de hoy; los planteos de sanación que nuestra evolucionada sociedad plantea, tiene mas que ver con atacar el síntoma, que de saber porque nos desestabilizamos, además aplicamos métodos de prueba y error, tratando de que volvamos a la normotonia habitual, una muestra más del desconocimiento de nuestro cuerpo.

Si tomamos estas columnas de suposiciones y realidades, y analizamos cada una por separado, la lógica esta de nuestro lado; entro a pensar que si el alma, nuestra preciada alma, esa con quien nos comunicamos a ojos cerrados, esa que puede encontrarse con la empatía de otra, y la misma que puede amar como los enamorados saben, contactar el alma del otro aunque distante, tener sensaciones subliminales que llegan de otra alma, el alma que ama, sufre y llora, esa si es el alma, pero nada tiene que ver con la cabalgadura, nada tiene que ver con el cuerpo que vemos a ojos abiertos; poder sentarse y observar, nos dará la razón de esta diferencia.

Hemos escuchado mil veces sobre el momento en que el alma ingresa al cuerpo, hemos escuchado que el alma se va cuando muere el cuerpo, hasta la hemos pesado, dicen que cuando el alma sale del cuerpo, este pesa menos; la respuesta esta frente a nosotros y no vemos lo que pasa, nos olvidamos de lo que sabíamos cuando llegamos, las religiones todas marcan un relato de cosa fantásticas que alimentaron nuestras vidas aunque no las veamos, creemos por convicción o temor, pero creemos aunque lo neguemos, la demostración a nuestras dudas esta del otro lado, pero aquí tenemos infinidad de vivencias para darnos cuenta, que en realidad no las necesitamos para la vida diaria, a no ser que la curiosidad o el pesar nos invada.

En algo coincidimos, el alma existe, al menos la ponemos en todas los versos, en las iglesias, en el amor, en fin le damos una entidad, decimos que el alma se va con dios, y en algunas investigaciones espirituales escuchamos que el alma “viaja, claro sin cuerpo”, también que vuelve luego de un período de purificación, escuchamos que no todas han cumplido su misión satisfactoriamente y se deben purificar, además que deben cumplir con un mandato de crecimiento y mucho más, y entonces podríamos decir que esta entidad tiene camino propio, sin el cuerpo en que transitaron sus días entre nosotros; la biología nos considera separados, las religiones hablan del más allá, los científicos la pesan, los esotéricos le hablan, entonces que es esto del alma, que a esta altura, nada tiene que ver con el cuerpo que vemos por estos pagos.

Si continuamos las observaciones, nutridos de todos estos conceptos nada alocados y muy mundanos, se me ocurre pensar que existe una comunidad de almas en algún lado del universo, porque ellas pueden viajar con solo pensar, pueden venir e irse sin naves, sin vehículos terrestres, las siento a mi lado y se comunican cuando necesitan, algunas tienen nombre propio los llamamos ángeles, guías y mucho más, pero este vínculo nos dice que nosotros somos alma, el alma de la que hablamos, no somos cuerpos terrestres, somos algo muy diferente.

Si considerásemos nuevamente que existe una comunidad de almas, y que ante las necesidades de crecimiento y desarrollo en su entidad camino a ser luz, hubiesen necesitado transitar sus ciclos en forma corpórea, por lo que podrían haber elegido a estos humanos como mejor espécimen para habitar en el plano terrenal, por lo que en aquel tiempo, en que estos cuerpos eran simplemente primates, superiores entre la población pero primitivos, bien podrían haber sido elegidos para habitarlos y de Ali su condición diferente y dominante.

Esta situación nos lleva a reconocernos invasores de estos cuerpos, viajeros del universo que anidamos en ellos desde niños, porque la capacidad de reproducción es propia de los humanos, habitamos desde el nacimiento estos cuerpos como si fuesen nuestras cabalgaduras, que envejecen y mueren porque es su ciclo natural, igual al resto de los seres vivos de este planeta, nos enraizamos a punto de confundirnos con ellos mismos, dejamos nuestros saber anterior para recomenzar de nuevo, cerramos ciclos mas o menos duraderos en función a como cuidemos a ese cuerpo que nos acompaña hasta el fin de sus días, llevarlo aunque nos encariñemos no podríamos, porque su vida es limitada y la nuestra infinita, sus dolencias pasan a ser dolencias compartidas, y las tenemos que sanar en nuestros sanatorios de almas, rodamos y rodamos tantas veces en esta tierra elegida, hasta que alguna vez dejemos de necesitar un cuerpo, cuando lo corpóreo sea un ciclo atrás.

Y ahora encaja todo, mi cabalgadura es perentoria, los cuerpos tienen programas propios de subsistencia y curación, la biología coincide de pleno con todos los cuerpos funcionalmente iguales de sangre caliente de esta tierra, los que tienen en común una cantidad de órganos y estructura celular semejante, pero vemos que aunque estos cuerpos sigan alimentándose de otros seres vivos, tienen dominio gracias al aporte del conocimiento que las almas pusieron en el, porque las almas vienen del más allá, de algún punto del universo, viajan con el pensamiento y visitan otras dimensiones a donde los humanos con sus desarrollos y su naves nunca podrán llegar.

La permanencia de nuestra entidad álmica en el cuerpo humano, produjo a través del tiempo modificaciones morfológicas como todas las transformaciones evolutivas naturales, acomodándose a las nuevas condiciones de vida asociada a nuestro conocimiento, la sustancia blanca de nuestro cerebro, si hubiese existido ya en aquel primitivo humano, tuvo un desarrollo preponderante para albergar los programas funcionales de discernimiento, los que fueron aumentando con el pasar del tiempo, y aquí vemos que como habitantes de esta estructura, fuimos actualizándola a nuestras necesidades.

Alma Viajera

Viaje tras viaje renaciendo voy, tal vez olvide el motivo pero en este mundo estoy, cumpliendo un mandato por la senda voy, observando descubro que pasajero en este cuerpo soy, huésped de su vida en la tierra estoy, cuando se canse y me deje, a mi mundo de almas me voy.

Soy un alma viajera que revive sin cesar, juntando experiencia, caminando va, tal vez en un registro de historias guardado esta, y aunque mucho me empeñe no puedo recordar, más en sueños indago mi pasado fugaz, a donde anduve girando y girando ciclos atrás, quien fue mi amigo en que cuerpo habite, porque en esto de nacer y renacer, parece que todo olvide.

Quizá sea este el camino o la senda para llegar, a consejero iluminado digno de estar, en esa comunidad de almas desde donde supe zarpar, porque a esta tierra lejana vine a parar, a viajar en cuerpos extraños que se cansan de andar, los que mueren un día de tanto luchar, y nosotros a cuestas, toda una crueldad, aunque me aferre a su cuerpo no los puedo llevar, a mi país de las almas donde se vive por más.

Si quieres compártelo, asomarse a otros criterios curativos, es una alternativa valida para quienes están ávidos de saber, estas gacetillas arriman conocimiento diferente los que solo tienen la misión de informar.
Rodolfo Leone

Creo que la materia se acaba y por lógica tenemos alma y debe abandonar la materia, lo que no se es si ocupara otro cuerpo o en algún lugar. Pero si tengo una gran curiosidad es a que horas se intruduce el alma a nuestro cuerpo.

Añadir nuevo comentario