El agente de los servicios secretos Joe McMoneagle vivió una experiencia cercana a la muerte y, a raíz de la misma, desarrolló capacidades psíquicas que empleó en operaciones de espionaje