La energía que se puede robar