Se encuentra usted aquí

ATLÁNTIDA: SORPRENDENTES DESCUBRIMIENTOS

Viernes 31 de Agosto, 2012
Manuel Delgado
Recientes hallazgos arqueológicos, estudios e investigaciones apoyan la veracidad de los relatos legendarios de diferentes culturas, que aluden a la existencia de una enigmática civilización atlántica que desapareció como consecuencia de una serie de catástrofes en la noche de los tiempos. Estos nuevos descubrimientos también corroborarían lo escrito por Platón sobre el continente atlante en el “Critias” y el “Timeo”. Dicha información la obtuvo del sabio ateniense Solón, quien, a su vez, la escuchó de boca de unos sacerdotes egipcios.
google_ad_client = "ca-pub-5337588033202877"; google_ad_slot = "4290309979"; google_ad_width = 200; google_ad_height = 90;

Libros Recomendados :
MAGOS Y REYES
HISTORIA OCULTA DEL SATANISMO
¡ Visita nuestra Tienda !
El 20 de febrero de 2009, en la portada del periódico The Sun podía leerse el siguiente titular: «¿Se trata de la Atlántida?». En realidad, los periodistas del diario británico se hacían eco del descubrimiento, en las profundidades del Atlántico, de lo que semejaba la estructura de una ciudad, con calles y edificios. En el artículo se incluía una fotografía obtenida con el programa Google Earth. Gracias a su versión 5.0 se pueden recorrer, además de la superficie terrestre, los fondos marinos. Utilizando dicho programa, es posible localizar la aparente estructura urbana en las siguientes coordenadas: 31º24’21.38" norte y 24º24"22.70" oeste. Este lugar se encuentra en la denominada «Llanura Abisal de Madeira» y, más concretamente, en el área conocida como Great Meteor East (GME), a unos 5.300 ó 5.400 metros bajo las aguas, es decir, dentro de la zona más profunda del Océano: la abisopelágica.
Cualquiera que observe el área en cuestión con el Google Earth, se dará cuenta de que la estructura, de forma rectangular, está dividida por grandes calles o muros. Sin embargo, el mismo programa posee una herramienta capaz de medir las distancias, con lo que obtenemos que los supuestos muros o zanjas tendrían una anchura de kilómetro y medio, algo del todo impensable en el diseño de una urbe.
El atlantólogo Georgeos Díaz aporta en su página web (http://www.antiquos.com) una serie de argumentos que tiran por tierra la posibilidad de que el descubrimiento esté relacionado con la Atlántida descrita por Platón. En primer lugar, aduce que las medidas de la ciudad no coinciden con las ofrecidas por filósofo griego, pues según éste, la isla tenía una longitud, en su lado mayor, de 555 kilómetros, mientras que la estructura hallada gracias al Google Earth sólo es de 160. En cuanto a la orientación de la supuesta ciudad sumergida, no se corresponde con la mencionada por Platón, ya que debería estarlo hacia sur. Por último, los canales que se aprecian en la imagen de Google tampoco concuerdan con la descripción de Platón. En el Critias leemos que la metrópolis atlante se hallaba a 50 estadios del mar, y su construcción circular concéntrica –que no aparece en los restos hallados– estaba separada del puerto también por 50 estadios de longitud, lo que también contradice el descubrimiento publicado por The Sun. Por si fuera poco, la profundidad del lugar tampoco es la mencionada por Platón pues, aunque todo el terreno hubiera sufrido un hundimiento, la superficie de la isla nunca hubiera podido encontrarse en la ladera inferior de la llanura abisal de Madeira.
Además estos restos sumergidos no serían tales, sino una serie de Datos de Reflexión Sísmica Marina (MSRD, sus siglas en inglés), que mostrarían la proyección de líneas sísmicas empleadas en algún sondeo batimétrico (estudio de las profundidades oceánicas mediante el trazado de mapas).
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario