Se encuentra usted aquí

DESCUBREN LA NAZCA GALLEGA

Martes 22 de Enero, 2013
Rafael Quintía

Recientemente, una serie de enormes círculos concéntricos, que rodean a unos misteriosos monumentos megalíticos, han llamado la atención de los miembros de la Sociedad Antropológica Gallega, que se han internado en los montes de Ourense para estudiar in situ dichos diseños. El autor del presente reportaje –antropólogo y fundador de la citada asociación– ofrece en exclusiva para AÑO/CERO los primeros resultados de sus investigaciones a pie de campo.
En fechas recientes, recibí en mi correo electrónico una fotografía aérea que me dejó perplejo. La remitía mi amigo José Gavilanes, que está realizando un estudio de los lindes entre los ayuntamientos orensanos de Esgos, Xunqueira de Espadañedo y Baños de Molgas. Había dado con la extraña formación de modo casual, mientras utilizaba un software informático del tipo Google Earth o Sixpac. Rápidamente, desde la Sociedad Antropológica Gallega organizamos una salida de campo para proceder a estudiar in situ el extraño «dibujo» pues, con toda prudencia, dicha imagen insinuaba la existencia de dos enormes geoglifos con un diseño similar a los petroglifos atlánticos del tipo círculos concéntricos. El lugar donde se encuentran los diseños es conocido por el topónimo de A Moura, nombre con el que se denomina al ser mítico femenino más importante de la mitología gallega.

Hay tres datos más a tener en cuenta respecto a la localización de la enigmática formación. En primer lugar, los supuestos geoglifos se encuentran a orillas de un antiguo camino real que fue ensanchado en los años 90 del siglo XX. La actual pista corta uno de los extremos de ambas figuras, lo cual nos hace pensar que el diseño es anterior a la construcción del camino o, cuando menos, a las obras de mejora de este trazado. En segundo lugar, las figuras se ubican en la linde entre los ayuntamientos de Esgos y Nogueira de Ramuín, concretamente entre las parroquias de San Pedro de Pensos y Loña do Monte.

De hecho, en un surco de uno de los geoglifos encontramos un marco de término medieval. Este dato es importante porque sabemos que una gran cantidad de santuarios rupestres de la Edad de Hierro se situaban en zonas altas y fronterizas a las distintas comunidades que poblaban esos territorios. Además, solían ser lugares de enterramientos. Muchos de estos enclaves fueron posteriormente cristianizados mediante la construcción de iglesias y ermitas. Un tercer dato interesante es que A Moura se encuentra a escasa distancia de un santuario mariano… (Continúa en AÑO/CERO 270).
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario