Se encuentra usted aquí

AGARTHA, EL MUNDO PERDIDO

Miércoles 20 de Mayo, 2015
INTRATERRESTRES, BYRD, TIERRA HUECA

La mayoría de las antiguas culturas hablan de un mundo subterráneo donde se refugiaron supervivientes de una humanidad precedente, antes de que un cataclismo acabase con su civilización. Suelen describirlo como un «mundo perdido» al que se accede a través de una red de inmensos túneles y mares interiores. Así es el lugar donde habita Utnapishtim, el inmortal Noé mesopotámico, según la antiquísima Epopeya de Gilgamesh; el mundo del cual emergieron los padres fundadores, según leyendas americanas, hindúes o musulmanas; al que aluden leyendas de toda Eurasia –recogidas por Nikolái Roerich, Max Muller y otros–, que los budistas conocen como Shambhala y los ocultistas occidentales como Agharta… Ese sistema de cuevas ha sido descrito por multitud de leyendas y supuestos exploradores de los últimos dos siglos que sostuvieron habían sido tallados –aprovechando vastas oquedades naturales– por miembros de una antiquísima civilización desaparecida, cuyos supervivientes más sabios se refugiaron allí, y estaría iluminado por una luminiscencia verde que favorece los cultivos y la prolongación de la vida.
En esta época donde creemos haberlo explorado todo, la mera hipótesis de que existiese un mundo así nos parecerá una locura. Pero es muy poco lo que conocemos sobre las entrañas de la Tierra, los espeleólogos europeos y americanos sostienen la existencia de inmensas oquedades y corredores subterráneos que parecen extenderse hasta más de cien kilómetros, y ésta es refrendada por la moderna tecnología de prospección geológica… Por tanto, es más que lícito indagar sobre lo que pueda haber de cierto tras esta creencia universal y preguntarse por qué las élites no se han entregado a la exploración de las entrañas terrestres, repletas de riquezas naturales y probablemente de más de una inesperada sorpresa que podría proporcionarles poder y fama universal. ¿Algo se lo impide?

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario