Se encuentra usted aquí

Encomendaros a los dioses

Martes 27 de Septiembre, 2016

Gente que desaparece en, vamos a decirlo así, extrañas circunstancias; el terrorismo religioso que se extiende, recordando que en algunas facetas el hombre no ha evolucionado mucho más que las hienas manchadas, que sin pasar hambre se comen a sus crías; una crisis que ha dejado demasiados cadáveres en el camino, y que pese a los «brotes verdes», parece que termina en el instante en el que otra se pone en marcha; una guerra que deja momentos para la reflexión, como la del niño Omran Daqneesh, que con apenas cinco años permanece sentado en el interior de una ambulancia, limpiándose el polvo y la sangre de su rostro sin apenas mover una pestaña, después de que su casa en Alepo haya sido bombardeada por varios aviones rusos, y con ella sus sueños, sus esperanzas, su inocencia…

Da igual la ideología o el formato. Si abrimos las páginas de cualquier medio nacional o internacional, veremos que la situación que vivimos es para encomendarse a Dios; al Dios en el que cada uno crea, aunque a veces pienso que si éstos existen miran hacia otro lado para evitar su culpa en todo este despropósito; al fin y al cabo la tienen, ya que ellos nos han creado.

En AÑO/CERO siempre intentamos mostrarles una visión positiva de la realidad, aunque a veces esa tarea se vuelva más difícil que ascender el Everest en plena tormenta. Por lo tanto, llegados a este punto y partiendo de la idea de que hay algo que intenta poner orden entre tanto caos, hemos indagado en la posibilidad de contactar con ello, sea lo que sea y tenga el nombre que cada cual desee ponerle.

Porque de lo que cada vez tenemos menos dudas es de que somos un «invento » raro, una criatura capaz de hacer reír y llorar en una fracción de segundo.

A veces da la sensación de que somos un experimento, el caldo de cultivo en el interior de una probeta en manos de esos dioses. Estas reflexiones en voz alta tienen su consistencia en el reportaje de portada que les ofrecemos este mes. Porque para un amplio sector de la comunidad científica internacional, encabezado por el neurocentífico Andrew Newberg, la clave de toda experiencia mística que nos pone en contacto con Dios, una vez más, estaría en nuestro cerebro. El planteamiento es tan sugerente que incluso se ha creado una rama llamada neuroteología, que propone que, más allá de los medios clásicos para entrar en contacto con la divinidad –ayuno, aislamiento sensorial, meditación…–, al tratarse de procesos químicos, hay otros medios más evolucionados y eficaces para que dicha experiencia, que no es fácil, se produzca. Nosotros de momento les facilitamos 20. Aunque sólo sea para gritarles a esos dioses que nos hagan más caso, merece la pena intentarlo…

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario