Se encuentra usted aquí

Especie anestesiada

Jueves 22 de Junio, 2017
¿Quién gobierna el mundo? ¿Alguien maneja los hilos para que la gran mayoría actuemos según su voluntad?
Especie anestesiada

Llevamos años preguntándonos quién gobierna el mundo, quién maneja los hilos de nuestras vidas, quién ha logrado que  creamos que  somos libres mientras revoloteamos cada  vez  con  menos fuerza  en nuestra jaula de oro. Sí, quién… y la respuesta que me viene en estos tiempos aciagos es el terror. Porque el terror tiene múltiples caras; la última y más sobrecogedora la hemos podido ver  estos días en los  medios de comunicación de todo el planeta biennacido, con tres salvajes acuchillando en el centro de Londres a cuanto hombre, mujer o niño se cruzaba por delante de su cruzada, sin caer en la cuenta de que, como aseguraba el siempre lúcido José Saramago en su obra In nomine Dei, «matar en nombre de un dios, es convertir a dios en un asesino»; por tanto, no hay peor blasfemia que matar en nombre de Dios.

Vivimos condicionados por factores que a veces ni tan siquiera somos capaces de identificar, pero que hacen que nuestra libertad se vea reducida a la mínima expresión. Este que acabo de comentar es, qué duda cabe, el

más aterrador y evidente. Pero hay otros. No somos conscientes de hasta qué punto el consumo de moda, sea alimentaria, deportiva, religiosa… incluso política, está orientada. Y quien la orienta es consciente de que creando masa se huye del pensamiento, porque el pensamiento único no cuestiona; simplemente obedece. Por  eso, cuando se habla de colectivos que dominan el mundo, que orientan nuestras vidas y por tanto coartan nuestra libertad, no es cosa de locos o de conspiradores; es la realidad que hemos aceptado vivir como especie anestesiada que somos. Porque al final todo se resume en que si a nosotros no nos afecta, para qué vamos a cambiar nada, ¿verdad? La respuesta es sencilla: porque dormimos la vida que no queremos. El poder cada vez es más fuerte y el resto cada vez más débiles. Nos mecemos al antojo de lo que dictan unos pocos; saben cómo provocar nuestra ira y nuestra condescendencia; saben cómo manejar los hilos de nuestras vidas.

Este mes iniciamos el proceso del  despertar contando quiénes son, cómo actúan y cuáles sus objetivos. Es un primer paso para no quedarnos dormidos eternamente…

 

Esta editorial pertenece al número 324 de la revista Año/Cero.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario