Se encuentra usted aquí

TRANSFORMACIÓN

Jueves 27 de Agosto, 2015

Que nuestra civilización y la vida sobre la Tierra se encuentran al borde del abismo es una evidencia que parecemos incapaces de aceptar. Puede que aún estemos a tiempo de evitar el Desastre. Pero no ocurrirá si esperamos cruzados de brazos a que otros lo resuelvan, porque el Problema de fondo está en nuestra naturaleza egocéntrica. Sólo ocurrirá si logramos sentir una verdadera empatía con la Naturaleza, si nos empeñamos en recuperar esa conexión que antiguamente había con todo lo que nos rodea. Si empezamos a luchar con fuerza y valentía por los derechos de la Tierra y de los múltiples seres con los que la compartimos, como si todo daño que se les causa nos afectase individualmente. Para ello es necesario que surja una Conciencia Colectiva del Nosotros, que se anteponga a la del yo-mí-lo mío, una Conciencia que puede crearse a través de un ideal común y de una lucha re-evolucionaria sagrada, para y por la Vida. Pero si no forjamos esa Conciencia –que implica un verdadero Salto Evolutivo, desprendiéndonos de las ataduras del ego–, si no reemplazamos la tramposa ego-nomía por una verdadera co-eco-nomía y nos ponemos en marcha de forma urgente, el Universo nos rebotará los frutos amargos que hemos cosechado. Y no lo hará como un castigo, sino como un necesario aprendizaje Evolutivo. Ya no sirve el nivel individual, sino la auto-transformación y la acción a nivel colectivo. Pero el único Cambio posible comienza por uno mismo, pero debe expresarse a través de la Colectividad, Integrada por seres verdaderamente conscientes. Como nos han adormecido y aborregado, es necesario Despertar y hacerlo ya… Ha llegado la hora de los guerreros espirituales, de los cruzados de Gaia, dispuestos a transformarse a sí mismos para así cambiar el mundo. ¿Estamos dispuestos a escuchar la llamada de la Madre Tierra? Si no lo hacemos consciente y voluntariamente, quienes sobrevivan a este Tránsito Evolutivo deberán hacerlo por la fuerza.

Otros artículos de:

Comentarios

En parte es muy creíble hay que aser conciencia propia de todo lo mal que actuamos atravez de nuestro ego así los demás nos cuesta trabajo acusar de la mejor manera y a ser el bien Asia los demás sin pensar que es para nosotros mismos y queremos que no lo aganprimero pues como si nosotros no lo asemos

Es así somos un entero eterno colectivamente con todo el universo infinito. La balanza esta inclinada es de todos el balance de la misma

este comentario es mas que hacertado sin hechar en cuenta del planeta hercoubus o planeta rojo que se hacerca

Acepto ese cambio

Acepto ese cambio

Ojala y todo el mundo comprendiera q debemos ayudar a nuestro planeta. Un cordial saludo desde mexico.

Apocalipsis ES REVELACIÓN... y no necesariamente destrucción. Se acabó el Designio de los Dioses oscuros y de sus lacayos terrestres... La Revelación los exhibe en sus miasmas y en su vulnerabilidad... La Revelación es la Verdad Divina Revelada del Derecho Divino del Hombre Primordial... ¡No hay "goyims", kházaros, Hay Mujeres y Hombres Primordiales que Despiertan y se colocan a la Altura de su Mito de Creación... Y ya no es sólo Uno, un Mesías-avatar; son cientos de millones DES-PIER-ToS, en la Revelación Final, Apocalíptica...

Dijo el Proeta Cayce: "A través de Rusia, VIENE LA ESPERANZA DEL MUNDO". No respecto a lo que algunas veces ses ha llamado comunismo o bolchevismo; ¡Nó! Sino Libertad, Libertad! Cada hombre vivirá para su vecino. El Principio ha nacido ahí. tomará años para que sea cristalizado; entonces RUSIA DEVENDRÁ DE NUEVO EN LA ESPERANZA DEL MUNDO."

No es Putín el que se está levantando en el Este... No es el Presidente Chino quien se levanta en el Asia... ES LA NUEVA HUMANIDAD TRANSMUTADA, que viene por sus Herencias, sus legados, derechos y pertenencias... ¡Su Ser de Pertenencia a la Madre Tierra Misma! ¡Son la Mujer y el Hombre Florecidos, de todas las Naciones, los que se están levantando al Unísono! ¡Y es Prometheus y sus Hermanos quiens resguardan ese Despertar, con Esperanza y Fuego y ortaleza!

Añadir nuevo comentario