Se encuentra usted aquí

Exploradores de los planos invisibles

Miércoles 17 de Octubre, 2018
¿Con qué fin crees que los chamanes consumen plantas alucinógenas? ¿Uso lúdico, manipulador o ritual? ¿De dónde sacaron los conocimientos secretos sobre estas plantas?

En las ceremonias chamánicas que se practicaban en Chavín, tenía especial importancia la ingesta de la huachuma (Trichocereus), más conocida como el cactus de San Pedro.

Además, existen representaciones de sacerdotes sosteniendo ese cactus mientras esgrimen un semblante de éxtasis, con los ojos agrandados y desorbitados. Pero ¿con qué fin consumían la huachuma?

De ningún modo, como algún despistado podría suponer, estas prácticas se realizaban con fines lúdicos o de «manipulación» del pueblo por parte de los sacerdotes. Era un proceso iniciático en el que intervenían los sabios del templo.

De acuerdo con diversos estudios sobre el uso de plantas «visionarias» en el antiguo Perú, los chamanes las empleaban dentro de un contexto sagrado y religioso, no como un «entretenimiento», algo que, por desgracia, parece replicarse sin control en el moderno uso y abuso de estas plantas y hierbas sacras.

Volviendo a la huachuma, la herramienta por elección de los rituales en Chavín, hay que decir que estamos ante un cactus que tiene entre sus componentes a la mescalina.

No es casualidad que este alcaloide se halle también presente en el peyote, otro cactus de frecuente uso chamánico en México, que data desde la época de los mexica y los huicholes del norte del país.

¿Dónde aprendieron los antiguos pueblos de Perú y México el secreto de las plantas sagradas? ¿Fue un regalo de los «dioses», como afirma la tradición? Para los chamanes se trata de un elemento para «ver» y «escuchar» los planos invisibles.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario