Se encuentra usted aquí

Jerusalem, los túneles de la discordia

Viernes 31 de Agosto, 2012
Las autoridades arqueológicas judías han autorizado prospecciones arqueológicas a lo largo del muro occidental de la Explanada de las Mezquitas, en la ciudad de Jerusalén, donde se extiende una compleja red de túneles que comunican con el domo de la Roca. Los musulmanes denuncian que se trata de una maniobra para demoler la Cúpula de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado del Islam. ¿Está todo a punto para la construcción del Tercer Templo de los judíos?
google_ad_client = "ca-pub-5337588033202877"; google_ad_slot = "4290309979"; google_ad_width = 200; google_ad_height = 90;
La Cúpula de la Roca es el santuario más visible de Jerusalén. Fue erigido entre los años 687 y 691 por el califa Abd al-Malik en los terrenos del antiguo templo de los judíos. Al Aqsa –como también se la conoce– no es una mezquita al uso; es el lugar donde el califa Omar rezó tras la conquista de Jerusalén por parte de los musulmanes. Bajo su dorada cúpula se esconde el objeto físico, el símbolo de la más reciente lucha en Oriente Próximo. Nos referimos a la Setiyyah o la Piedra de la Fundación, la roca sobre la que Abraham, padre de todos los judíos y de todos los árabes, estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac, y desde donde el Profeta Mahoma inició el mijray –el viaje nocturno–. Se trata en consecuencia de un lugar sagrado para las tres grandes religiones monoteístas. Es fácil imaginar que este lugar ha sido objeto de tensiones entre judíos y musulmanes durante años, un delicado equilibrio que amenaza con resquebrajarse hoy tras el inicio de nuevas prospecciones arqueológicas en sus alrededores. Josep Guijarro y Patricía Hervías
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario