Se encuentra usted aquí

Rituales de vudú en la Corte de Apelaciones de Rancagua (Chile)

Viernes 03 de Mayo, 2019
Un registro judicial ha puesto de relieve la existencia de rituales de magia negra y vudú por parte de un juez investigado por presuntos delitos de prevaricación y enriquecimiento ilícito.
Josep Guijarro

Emilio Elgueta, juez de la Corte de Apelaciones de Rancagua (Chile) y el magistrado Marcelo Vásquez, están siendo investigados por un posible tráfico de influencias que se habría concretado en el nombramiento irregular de funcionarios, enriquecimiento ilícito e, incluso, en la intervención de algunos procesos judiciales relacionados con el narcotráfico.

No es la primera vez que Elgueta se enfrenta a acusaciones similares. A finales del año 2010, el juez de Rancagua fue citado en los tribunales de justicia por prevaricación aunque quedó absuelto por el magistrado Marcelo Vásquez ahora también imputado.

En el marco de esta investigación, decretada por el pleno de la Corte Suprema, los carabineros practicaron un registro en el despacho del juez el pasado 4 de abril. Como es habitual se intervinieron ordenadores y numerosos documentos pero al acceder a un cajón del escritorio de Elgueta que estaba cerrado con llave, los agentes quedaron estupefactos por lo que allí vieron.

En un cajón cerrado con llave, los polícías encontraron figuras del diablo, velas y una imagen de una exministra de la Corte Suprema llena de alfileres

Según detalla el diario La Tercera, en el interior del cajón encontraron “una fotografía del diablo, figuras de demonios, velas y una imagen de una exministra de la Corte Suprema llena de alfileres”.

Emiliano Elgueta

La fotografía llena de alfileres era de la magistrada jubilada Gabriela Pérez. Pronto el chascarrillo corrió como la pólvora, fundamentalmente porque una información de CNN Chile detalló que la exministra “está retirada de sus labores y se encuentra en silla de ruedas por problemas de salud”. ¿Habría funcionado la "magia del juez"?

En una sociedad drogada por las redes sociales, el mundo virtual dicta las reglas del mundo real por lo que  la exministra ha tenido que salir a los medios para explicar que su frágil estado de salud no ha sido provocado por la “magia negra” sino porque desde hace tres décadas sufre problemas renales. “Me transplanté cuando estaba en la Corte Suprema […] Esto es parte de mi vida y no tiene nada qué ver con la ‘magia negra’” –ha declarado a El Mercurio.

¿Qué tenía Elgueta contra Gabriela Pérez? Seguramente su animadversión esté relacionada con su segundo divorcio. Y es que la vida del juez de Rancagua está salpicada por constantes conflictos maritales, acusaciones de violencia intrafamiliar y de abusos. 

El mismo año que se separó de su primera esposa, contrajo matrimonio con la psicóloga Alejandra Rebolledo Latorre. Entre 2002 y 2014 mantuvieron una relación muy conflictiva que culminó en junio de 2010 con un intento de suicidio de la mujer durante una discusión. Rebolledo intentó quitarse la vida cortándose en los brazos con un cuchillo. Tras nuevas discusiones por la custodia de sus dos hijos, Rebolledo inicio una causa judicial por violencia intrafamiliar. Elgueta también la denunció a ella, afirmando que era su exmujer quien lo golpeaba. La cuestión tuvo que ser dirimida por la justicia, concretamente por la Corte Suprema y la ministra Gabriela Pérez quien falló a favor de la exmujer…. suponemos que Elgueta nunca se lo perdonó.

Durante la causa divorcio, por cierto, la exmujer dejó caer que a menudo utiliza la magia y el vudú para conseguir sus fines.

Conocemos como magia negra al conjunto de recursos destinados a conseguir poderes extraordinarios con la explícita voluntad de dominar o controlar la naturaleza o a otras personas. A diferencia del vudú no es una religión.

Hay más. Elgueta presume de masón y de sus contactos a nivel político en esta sociedad discreta. Tras titularse en la Universidad de Chile, Elgueta ingresó a la masonería por lo que al conocerse el escándalo, el consejo de la “Gran Logia de Chile” se reunió de emergencia para analizar los hechos y conductas de su “distinguido hermano” y decidió expulsar al juez de sus filas.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario