Se encuentra usted aquí

Encuentran los restos de una niña nacida de dos especies distintas

Martes 28 de Agosto, 2018
Ha sido en una cueva de Siberia. De padre denisovano y madre neandertal, los científicos han podido hallar los restos de una niña hija de dos especies. ¿Qué implicaciones tiene este descubrimiento? Sergio Basi.

La revista Nature ha publicado un hallazgo científico que sorprendido al mundo: han descubierto los restos de una mujer prehistórica que evidencian que dos especies homínidas distintas tuvieron descendencia en común. Se trata de los neandertales y de los denisovanos (parientes más cercanos junto al neandertal al humano actual).

El elemento crucial para este hallazgo ha sido un pequeño hueso –probablemente del brazo de una niña de 13 años- descubierto en 2012 en una cueva de Siberia que contenía restos tanto de neandertales como de denisovanos, de los cuales ya se sabía que habían coexistido en Eurasia y, todo este descubrimiento proporciona la evidencia directa de mestizaje entre neandertales y denisovanos.

Aunque se trata de un descubrimiento de lo más sorprendente, ya se habían dado estudios genéticos con anterioridad que demostraban la hibridación entre los dos grupos y también con nuestra especie, ya que se encontraron rastros en el ADN del ser humano moderno. Sin embargo, este estudio es el primero que identifica un descendiente de primera generación de padres de Neandertal y Denísova.

Así pues, cabe preguntarse: ¿era frecuente la hibridación? “El hecho de haberlo descubierto nos lleva a preguntarnos si esta hibridación no era bastante frecuente”, dijo Paabo, genetista del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania.

El análisis del genoma ha permitido conocer más datos sobre el árbol genealógico de los padres de esta niña prehistórica. La madre está más emparentada con los neandertales que vivieron más tarde en Europa occidental que con los que residían en la cueva de Denísova. Esto muestra que los neandertales migraron entre Eurasia occidental y oriental miles de años antes de su desaparición.

El padre denísova, por su parte, tiene al menos un antepasado neandertal en su árbol genealógico. Este genoma único podría servir para detectar otras interacciones entre estos dos grupos dado que "sabíamos que individuos fruto de la hibridación existían, pero encontrar uno era una locura", afirmó uno de los coautores del estudio.

Una pregunta sobre el descubrimiento del cruce entre especies humanas es si su resultado es entonces la misma especie, entendida esta como organismos que se pueden entrecruzar y tener descendencia fértil. La respuesta que ofrece Päävo es contundente: “nos mantenemos alejados del debate de si se trata de especies diferentes o no, porque no existe una definición universal de especie.  Es una discusión estéril hablar de si los neandertales y los humanos modernos o los denisovanos son especies separadas o no”.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario