Se encuentra usted aquí

El descubridor de la señal Wow descarta que proceda de un cometa

Miércoles 14 de Junio, 2017
La polémica está servida. Jerry Ehman, el investigador que escuchó el mensaje procedente de un grupo de estrellas situado a 220 años luz de la Tierra y anotó la palabra WOW! al margen de la transmisión, ha cuestionado que se trate del ruido de cometas.
Josep Guijarro

Os pongo en antecedentes. En 1977, el telescopio Big Ear de Ohio detectó una señal muy potente, que durante 72 largos segundos sobrecogió a Jerry Ehman, el investigador que escuchó el mensaje de radio dijo que parecía proceder de Chi Sagitarii, un grupo de estrellas situado a 220 años luz de la Tierra y anotó la palabra WOW! al margen de la transmisión.

No volvió a escucharse nunca más. Algo extraño si se trata de una fuente natural. Por eso, durante años, la señal Wow! ha sido objeto de encendidos debates. Pero, en abril de 2016, Antonio Paris ,un profesor de Astronomía en el St Petersburg College de Florida, inició una campaña de crowfunding  para conseguir 20.000 dólares necesarios para probar su teoría: La famosa señal no habría sido enviado por ninguna civilización inteligente del espacio exterior, sino que habría sido emitida por un fenómeno astronómico explicable.

Según su hipótesis, publicada ahora por la Washington Academy of Sciences  aseguraba que la señal era fruto de la emisión de hidrógeno de dos cometas llamados 266P/Christensen y P/2008 Y2 (Gibbs) mientras transitaban por el cúmulo estelar M55 en la constelación de Sagitario. Alrededor de cada cometa activo habría una gran nube de hidrógeno con un radio de varios millones de kilómetros… Y Ehman había detectado la señal en 1,42 GHz, que es la radiofrecuencia que emite naturalmente el hidrógeno.

Pero para probar su hipótesis había que esperar al 25 de enero de 2017. Ese día, el cometa 266P/C transitaba de nuevo el área de la señal «Wow!»  y el 7 de enero de 2018 lo hacía el P/2008 Y2. Dicho y hecho.

Las explicaciones para la señal 'Wow' han variado a lo largo de los años de fenómenos naturales intermitentes, a satélites secretos del espía, e incluso a seres inteligentes de otro mundo. Es decir: nadie tenía ni idea.

Así es como suena la señal WOW!

Conseguidos los fondos, Antonio París sólo tuvo que esperar y confirmar su hipótesis.

Una vez confirmada la hipótesis de París, ha sido Jerry Ehman, el astrónomo que escuchó el mensaje, el más crítico con el presunto hallazgo pues, en su opinión, si se tratara de los cometas  (descubiertos en 2006) debían haber sido detectados, al menos, en dos ocasiones.

Ehman explica a Live Science que el telescopio Big Ear tenía dos "cuernos de alimentación", cada uno de los cuales proporciona un campo de visión ligeramente diferente para un radiotelescopio.  

Deberíamos haber visto la fuente venir dos veces en unos 3 minutos: una respuesta de 72 segundos y una segunda respuesta durante 72 segundos después dentro de un minuto y medio”, y sin embargo, "No vimos la segunda".

Ehman ha analizado el estudio de Paris con Robert Dixon, quien dirige el observatorio de radio en The Ohio State University.
La única manera que puede suceder, dijo, es si la señal fue cortada abruptamente.

Un cometa no produciría ese tipo de señal, porque los gases que los rodean cubren grandes áreas difusas. Tampoco el cometa se habría escapado tan rápido del campo de visión del radiotelescopio. Y no le falta razón. Pese a todo, Ehman no cree que Wow! sea un saludo extraterrestre y vincula la señal a las ráfagas de radio rápidas (FRBs), que son ráfagas misteriosas de radio con orígenes astrofísicos muy debatidos que generan señales irregulares que duran sólo milisegundos.

El debate, pues está servido y Wow! más enigmático que nunca.

Añadir nuevo comentario