Se encuentra usted aquí

2 ejercicios para utilizar la energía psíquica

Martes 02 de Enero, 2018
La energía psíquica siempre está en nosotros. Lo difícil es ponerla en práctica. Te planteamos dos sencillos ejercicios para que logres desarrollar lo más oculto de tu mente.

El término de energía psíquica es un concepto que refiere a la energía del alma o del espíritu, aunque en terrenos de la psicología se ha utilizado en numerosas ocasiones; por ejemplo, el padre del psicoanálisis Sigmund Freud o su prolífico discípulo Carl Gustav Jung hablan de ella como una energía motriz que se corresponde con la libido y se encarga de engendrar los procesos vitales. Dicen que muchas veces la energía psíquica se genera a partir del conflicto que tienen las personas entre lo consciente y lo inconsciente. Los movimientos que produce esta tensión en la energía psíquica suelen poder ser en dos direcciones: de progresión y de regresión.

Más allá del asunto psicológico con el que nace este concepto, en lo que refiere a la energía psíquica podemos encontrar un sinfín de disciplinas de parapsicología que la estudian y aprovechan. Si de acuerdo a la psicología esta energía nace de una tensión entre opuestos, las mancias de las que hablamos procuran dirigir y potenciar esta misma energía al máximo, para que el individuo proyecte para su vida lo que considere potenciar.

La energía psíquica se utiliza a partir del llamado control mental con ejercicios de telepatía, psiquismo, o telekinesia entre otros. Te planteamos dos a continuación para que practiques:

Un ejercicio para potenciar el control de esta energía y aprovechas los poderes ocultos de la mente, consiste en coger los cuatro ases de una baraja española de cartas: el as de oros, el as de copas, el as de bastos, y el as de espadas.

Concéntrate mucho en una de las cartas, por ejemplo, el as de oros, visualízalo bien y conecta con su simbología, con su dorado, quizá te transmita calidez.

ases baraja española psiquismo

Una vez tengas en mente que el as de oros es tu objetivo, sitúa sobrela mesa las cuatro cartas bocabajo, que sólo puedas ver su reverso, mézclalas lo que haga falta, o que alguien te las mezcle.

A continuación, deberás concentrarte de nuevo en la imagen del as de oros, debes encontrarlo entre las 4 cartas y sólo vale una oportunidad. Tómate el tiempo que necesites, pasa por encima de cada carta tu mano, si lo crees preciso, quizá te ayuda a potenciar tu percepción más extrasensorial.

Elige una de las cartas. Si es el as de oros y has acertado tampoco creas que eres un genio del psiquismo. Debes realizar el ejercicio en numerosas ocasiones y elevar el índice de acierto a cifras con las que sea difícil hablar de casualidad.

Este es un juego con el que empezar a practicar, también puedes realizar algún ejercicio parecido, pero con un compañero o compañera, en este caso, tendréis que poner a prueba vuestra capacidad telepática. La telepatía lejos de ser una forma literal de hablar a distancia con la mente, se trata de una habilidad que se puede desarrollar y consiste en transmitir a distancia, de mente a mente, un símbolo, una imagen, un sentimiento, etc.

Para ello deberéis establecer unos signos, puede ser cualquier cosa, el ejemplo que ponemos nosotros son formas geométricas o colores. Acordad 4 o 5 de ellos y concentraos ambos. En este caso, uno de los dos deberá concentrarse en lo que quiere transmitir y el otro deberá concentrarse en recibir algo. Si uno se equivoca, os equivocáis ambos en realidad.

Una vez ambos os hayáis tomado vuestro tiempo, el que debía recibir deberá decir la imagen que le ha llegado. Si ha acertado, podéis seguir repitiendo el ejercicio, pero no olvidéis intercambiar los roles de vez en cuando. Y, de nuevo, advertimos: el acierto muchas veces es una cuestión de casualidad, para realmente hablar de que con esto se desarrolla el psiquismo, es necesario ponerlo en práctica muchas veces y acertar la gran mayoría de ellas. 

Otros artículos de:

Comentarios

Genial !!!!!

Añadir nuevo comentario