Se encuentra usted aquí

Confirman las teorías de Freud sobre la interpretación de los sueños

Martes, Julio 26, 2016 - 10:38
¿Sabías que soñar que estás siendo perseguido es un signo positivo? Este sueño se supone que estimula al soñador para enfrentar finalmente un problema que no quiere desaparecer de su cabeza. Desciframos algunos sueños recurrentes.
1

Freud y los sueños

En su libro La interpretación de los sueños, el psicólogo austriaco Sigmund Freud afirmaba que no son más que el reflejo de nuestros deseos diarios: algunos de ellos muy inocentes, pero otros bastante inaceptables por la conciencia humana, como la agresión sexual o el incesto.

Más de un siglo después, un experimento ha confirmado las controvertidas ideas del padre del psicoanálisis. Según el Dr. Josie Malinkowski: soñamos con cosas que tratamos de ignorar cuando estamos despiertos.

Malinkowski  ha realizado varias pruebas  para demostrarlo. En una de los experimentos, invitó a varias personas a que, cinco minutos antes de dormir, pensaran en alguien a quien conocen y escribieran un pequeño texto sobre cualquier tema que les viniera a la mente. Los volutarios fueron divididos en tres grupos: Al primero les pidió que no pensaran en la persona durante los cinco minutos de escritura y a los del segundo les solicitó expresamente que sí lo hicieran, mientras que las personas del tercero podía pensar en lo que quisieran.

Los resultados fueron contundentes: las personas que fueron 'obligadas' a reprimir el recuerdo de la persona que conocían soñaban más frecuentemente con ella que las que podían pensar libremente en ella. Este comportamiento, denominado 'efecto rebote de los sueños', confirma la idea de Freud de que el ser humano sueña con aquellas cosas que trata de reprimir y explica por qué muchas veces, mientras dormimos, nos vienen a la cabeza situaciones que intentamos ignorar porque provocan problemas en nuestras vidas.

A partir de este experimento el ser humano ha aprendido mucho sobre el 'efecto rebote de los sueños'. Estudios posteriores han demostrado que, cuanto más reprimimos nuestros pensamientos, más soñamos con ellos. Además, esta tendencia a contener ciertas ideas desagradables podría elevar seriamente nuestros niveles de estrés, ansiedad y depresión. 

Por ejemplo, cuando soñamos que estamos siendo perseguidos estimula al soñador para enfrentar finalmente un problema que no quiere desaparecer de su cabeza, o si soñamos que volamos nos  anima a dejar de lado las cuestiones actuales y permitir que las cosas se sucedan naturalmente. A continuación, desciframos algunos sueños más. Haz clic en siguiente.