Se encuentra usted aquí

Experimentos paranormales que cambiaron el mundo

Lunes 21 de Noviembre, 2016
El Instituto de Ciencias Noéticas es el centro de investigación donde se están llevando a cabo los experimentos científicos más punteros del mundo en relación a las capacidades paranormales de la mente humana. Entre sus paredes, académicos de primera categoría están ofreciendo una nueva visión sobre la materia y el universo, aplicando los últimos conocimientos de la física cuántica al estudio de asuntos como la curación a distancia, la telepatía o la precognición. La periodista Isabela Herranz ha entrevistado a los más activos científicos del citado centro, que revelan para AÑO/CERO sus hallazgos y conclusiones.

Si hay un lugar en el mundo donde se están efectuando las investigaciones más punteras sobre las capacidades humanas excepcionales, ese es el Instituto de Ciencias Noéticas (IONS por sus siglas en inglés), situado en Petaluma (California). Tras convertirse en el sexto ser humano en pisar la Luna, el astronauta Edgar Dean Mitchell (1930-2016) fundó la citada institución, conmovido por la epifanía que protagonizó en aquel viaje. Al contemplar la Tierra flotando en la  inmensidad del espacio, experimentó una profunda sensación de conexión universal, comprendiendo que la mente humana y el universo físico no existen de forma independiente.

«Algo todavía indefinible los conecta –dijo–. Este vínculo conectivo entre mente y materia, inteligencia e intuición, es de lo que tratan las Ciencias Noéticas».

Mitchell fundó el IONS en 1973 con el fin de investigar los procesos de la conciencia humana, incluidos la exploración de los estados superiores de conciencia y la posibilidad de la supervivencia más allá de la muerte. En la actualidad, más de cuatro décadas después, podemos afirmar que tales objetivos se han cumplido sobradamente: en el IONS se han llevado a cabo innumerables experimentos –algunos han durado décadas– sobre aspectos de la mente y la conciencia humanas que no dejan lugar a dudas de que facultades consideradas imposibles no solo existen, sino que pueden transformar nuestra visión del mundo y de la realidad tal como la experimentamos.

MENTES ENTRELAZADAS
Uno de los científicos más veteranos y brillantes del Instituto es Dean Radin. Su insaciable curiosidad sobre aspectos incognoscibles de la conciencia le ha llevado a explorar temas como la telepatía, la sanación a distancia, la precognición, la supervivencia del alma… Los resultados positivos obtenidos en algunos de sus experimentos prueban la realidad de muchos hechos extrasensoriales, todavía marginales para el academicismo. Su Proyecto Mentes Entrelazadas culminó en un libro del mismo nombre publicado en 2006 (que saldrá próximamente en español).

Su planteamiento se centra en las posibles conexiones entre mentes separadas por miles de kilómetros de distancia. Para profundizar en tal posibilidad, algunos científicos como Radin han recurrido a ciertos hallazgos de la física cuántica, como que toda la materia está conectada de algún modo todavía desconocido.

Las partículas subatómicas están entrelazadas a través del espacio y el tiempo. Esto se sabe porque cuando los físicos hacen «vibrar al unísono» a dos partículas, éstas quedan entrelazadas para la eternidad.

Cualquier acción sobre una genera un efecto sobre la otra de manera instantánea. Esto significa que debe existir alguna vinculación invisible y oculta entre todas las partículas subatómicas, que es lo mismo que decir entre toda la materia del universo.

La realidad más profunda sugerida por la existencia de un entrelazamiento es tan diferente del mundo de la experiencia cotidiana que, hasta fechas recientes, los científicos sólo consideraban interesante este fenómeno por motivos teóricos abstractos. Se creía que dichos entrelazamientos eran fugaces y sin consecuencias prácticas para el mundo tal como lo experimentamos, pero esa visión ha cambiado y ahora los investigadores proponen que el notable grado de coherencia desplegado en los sistemas vivos podría depender de algún modo fundamental del citado efecto cuántico. Si estas especulaciones son correctas, ¿cómo sería la experiencia humana en un universo interconectado? Ésta y otras preguntas relacionadas son las que plantea Radin en Mentes entrelazadas: «¿Es posible experimentar ocasionalmente sensaciones numinosas de conexión con seres queridos a distancia? ¿Pueden las ‘mentes entrelazadas’ permitirnos adivinar quién va a llamarnos por teléfono antes de que suene? (…) ¿La explicación a tales experiencias se encuentra en alguna clase de información que trasciende los canales sensoriales habituales…?». Investigar esta clase de experiencias psíquicas que van más allá de la comprensión racional, no deja de ser un reto y una temeridad. La ciencia establecida no se plantea por qué sigue anclada en unos supuestos obsoletos sobre la naturaleza de la realidad. De ahí que la labor de Radin y otros de sus colegas del IONS suponga un avance excepcional en este campo, sobre todo porque ya existen evidencias científicas de que estas experiencias psi son auténticas: «Lo que hemos visto hasta ahora ofrece una nueva forma de pensar acerca de las experiencias psi. Han dejado de considerarse como algo raro que trasciende mágicamente los límites físicos ordinarios y se ha convertido en una consecuencia inevitable de la vida en una realidad física interconectada y entrelazada», sigue explicando Radin.

Lee el reportaje completo en AÑO CERO nº316 de noviembre de 2016

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario