Se encuentra usted aquí

Experimentos secretos con suero de la verdad

Miércoles 27 de Julio, 2016
La cruel historia de un hospital británico que experimentaba con el suero de la verdad con niños y adolescentes vulnerables

Todo lo que queda del hospital psiquiátrico de Aston Hall, en Nottingham, Reino Unido, es hoy una casa grande y blanca, donde los empleados vivieron alguna vez. Los dormitorios de los pacientes fueron reconstruidos como un complejo residencial. Pero antes de que el sanatorio fuera demolido, un grupo de exploradores urbanos fotografiaron el viejo hospital, prácticamente abandonado, y subieron las imágenes a internet. Fue entonces cuando empezaron a conocerse relatos estremecedores

Hoy las autoridades indagan qué pasó en el hospital de Aston Hall.

Decenas de esos pacientes han denunciado que fueron conejillos de indias de experimentos con lo que se conoce como el suero de la verdad. Los efectos a largo plazo que a muchos de ellos todavía los persiguen según publica la BBC

El tiopentato de sodio es parte de un grupo de drogas llamadas barbitúricos, que fueron muy populares en los 50s y 60s para ayudarle a la gente a dormir mejor.

A pesar de que fue creado inicialmente como anestésico, el tiopentato de sodio más conocida por el nombre de pentotal sódico, amital sódico o trapanal, es parte de un grupo de drogas llamadas barbitúricos  que, durante los  años 50 y 60 fueron muy populares para ayudar a la gente a dormir. Sin embargo, pronto se notó que cuando los pacientes estaban en esa zona gris entre la consciencia y la inconsciencia eran más conversadores y desinhibidos. Y cuando se pasaba el efecto, se les olvidaba qué habían dicho. Se decidió entonces que podía ser la base de una droga de la verdad, una herramienta de interrogación.

Este tipo de medicamento dejó de emplearse como somnífero pues resultaba muy adictivo y potencialmente letal; Marilyn Monroe, por ejemplo, murió por una sobredosis de barbitúricos.

Pues, al parecer, el Hospital Aston Hall tuvo barra libre y muchos de sus pacientes han denunciado haber sido víctimas de experimentos realizados por el entonces superintendente del hospital, Kenneth Milner, quien utilizaba una droga denominada amital de sodio o suero de la verdad. para tratar de desencadenar recuerdos bloqueados.

"Recuerdo que era como estar borracha. –recuerda una de las víctimas- 'Siento como que me hubiera tomado una botella de gin, como si me hubiera tomado dos botellas' Le decía: al doctor".

Su relato coincide con los de otros pacientes que recuerdan haber sido encerrados en un pequeño cuarto de tratamiento con un colchón en el suelo. Algunos afirman que les ataban las manos antes de inyectarlos. Según su ficha médica, se les administraba 60mg de amital de sodio.

Pero, ¿qué tramaba realmente Milner en el hospital de Aston Hall?

Milner practicaba –probablemente- "narcoanálisis", una terapia empleada durante la Segunda Guerra Mundial para tratar a soldados en estado de shock.

Se pensaba que los soldados que experimentaban el horror de las batallas reprimían a veces lo que les había pasado. Y esto transformaba el trauma en parálisis física o depresión.

La psicoterapia tradicional, en la que se les pide a los pacientes hablar sobre sus sueños con la esperanza de descubrir traumas escondidos, requería mucho tiempo y los soldados necesitaban volver al frente de batalla cuanto antes. Así que los psiquiatras comenzaron a usar amital de sodio, lo que los desinhibía.

En Aston Hall este método se experimentó hasta fines de los 70 y no precisamente en hombres fuertes y maduros como los soldados, sino en niños y adolescentes vulnerables.

Milner está acusado de haber abusado de  sus pacientes bajo la influencia del amital de sodio pero el antiguo superintendente murió en 1975 y se llevó con él todas estas acusaciones a la tumba. Ahora sólo las paredes del antiguo sanatorio parecen contener los fantasmas del pasado.

 

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario