Se encuentra usted aquí

FANTASMAS DE NUEVA YORK

Miércoles 29 de Agosto, 2018
«¡Avisen a los Cazafantasmas!». En el Nueva York de la pequeña y la gran pantalla está claro cómo actuar en caso de intrusión sobrenatural, pero en el mundo real, por desgracia, la solución no es tan evidente. Dicen que es la ciudad que nunca duerme, y buena prueba de ello es la cantidad de almas en pena que se resisten a abandonar este mundo y disfrutar de su descanso eterno, siendo catalizadoras de sucesos imposibles y perturbadoras apariciones que escapan a la razón. Mansiones endemoniadas, tabernas frecuentadas por comensales invisibles, muebles que levitan en museos y teatros… Prepárense para un recorrido turístico de ultratumba por la capital fantasmagórica del planeta. Por Javier Peinado

A primera vista podría parecer imposible encontrar la clásica casa encantada, pequeña, tétrica y de inquietante fachada en una megalópolis dominada por gigantescos rascacielos y edificios de reciente factura. Pero, si bien es cierto que Nueva York ejemplifica el apogeo de la aglomeración urbana, también dispone de acogedoras zonas residenciales rebosantes de historia. El legado de las generaciones que, con el paso de los siglos, han residido en estas áreas menos congestionadas es indeleble, pero no son pocas las ocasiones que trágicos sucesos impregnan estos lugares con una impronta tan persistente que parecen marcados para siempre con sombrías energías residuales.
Es el caso del que está considerado el edificio más aterrador de Manhattan, ubicado en el número 14 de la calle 10, un bloque de apartamentos conocido como «la Casa de la Muerte». Este apelativo hace honor a su nombre, pues según la leyenda dicho lugar está afectado por una terrible maldición que enloquece a sus residentes, empujándolos a cometer las peores atrocidades imaginables. Todo comenzó con una pareja de inmigrantes que torturó y mató de hambre a su hijo pequeño. Tiempo después, el 2 de noviembre de 1987, el preeminente abogado Joel Steinberg golpeó hasta la muerte a su hija de seis años, Elisa, supuestamente enajenado por el abuso de drogas.
Abyectos asesinatos que podrían estar motivados por el influjo de malignas energías. Según se dice, hasta 22 personas habrían muerto entre estos muros. Los vecinos de la Casa de la Muerte han convivido con todo tipo de fantasmas a lo largo de los años, siendo los más populares una inquietante mujer con vestido largo y el escritor Mark Twain, quien parece haber regresado al hogar donde habitó entre 1900 y 1901, apareciéndose con su característico traje blanco y un gato en la mano.

MANSIONES EMBRUJADAS
No obstante, aun con todo el dolor y la angustia que encierra este lugar, probablemente la casa encantada por antonomasia dentro de la Gran Manzana sea Merchant’s House, antigua residencia de la acomodada familia Tredwell y conocido foco de casuística paranormal desde 1933, año en que Gertrude –la excéntrica hija menor–  falleció tras pasar años recluida en su interior.
Tras la reapertura de la mansión como museo tres años más tarde, los espeluznantes fenómenos vividos en primera persona por empleados y turistas han sido una constante hasta nuestros días: descensos bruscos de temperatura (termogénesis), pianos rotos que comienzan a sonar por sí mismos, susurros de voces femeninas, extrañas luces visibles desde el exterior, aparatos electrónicos que súbitamente dejan de funcionar y, por supuesto, apariciones espectrales.
Con semejante historial, no podía dejar pasar la oportunidad de acercarme a investigar este asunto personalmente. Y, ciertamente, el lugar impresiona. Gracias al obsesivo rechazo de Gertrude por adaptarse a los nuevos tiempos, este pedazo de historia de la ciudad ha logrado sobrevivir prácticamente intacto en pleno barrio universitario, reflejando de forma exacta la vida en un hogar de la clase alta en pleno siglo XIX. Cruzar el umbral de Merchant’s House es adentrarse en un impactante viaje en el tiempo que pone los pelos de punta. Silencio sepulcral en los pasillos, maderas que crujen a cada paso, maniquíes estratégicamente situados para asustar al cazafantasmas aficionado… Visitar Merchant’s House es una experiencia absolutamente fascinante, aterradora y única.
No es difícil imaginarse la vivienda poblada por los espíritus del patriarca Seabury Tredwell y sus infortunadas hijas, que desde hace décadas se presentan ante los atónitos visitantes… (Continúa en AÑO/CERO 302).

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario